El Fracaso en el Emprendimiento

“Está bien celebrar el éxito pero es más importante prestar atención a las lecciones del fracaso”.

Bill Gates

Presidente de Microsoft

El fracaso no debería ser tratado como una tragedia, sino que debería aceptarse como una posibilidad que puede darse durante el emprendimiento, y que con ese posible fracaso se pueden extraer conclusiones positivas.

Podríamos creer que emprender es sencillo, que basta solo con tener una buena idea para tener éxito. No obstante, la realidad es distinta, emprender es posible, pero no es sencillo.

Las cifras de fracaso de las Pymes son abrumadoras en cualquier país que se analicen. Las estadísticas indican que, en promedio, el 80% de las Pymes fracasa antes de los cinco años y el 90% de ellas no llega a los 10 años.

Hoy quiero hablarte de algunos factores a tener en cuenta y que pueden alejarte de tomar malas decisiones:

  1. Ahorra: Si quieres emprender ahorra lo suficiente y multiplica tus ingresos antes de crear tu empresa, para que puedas  sobrevivir el tiempo suficiente sin cobrar de ella nada o muy poco.
  2. Trabaja duro: Tu proyecto es tu pasión, pero eso no significa que sea también la de tus trabajadores. Que tu empresa no dependa exclusivamente del trabajo de los demás, sé el primero que sacrifique, trabaje y de todo por la empresa. Luego motivarás a los demás a dar lo mejor de sí.
  3. Haz lo que sepas hacer bien: No todo el mundo tiene capacidades suficientes para vender, liderar, producir, generar ideas…haz lo que sepas hacer bien y delega en tu equipo tareas que luego supervisarás.
  4. No hipoteques a tu familia por sacar adelante tu negocio: tu fracaso no tiene que afectar a terceros y mucho menos dejarlos en la quiebra.
  5. Considera tu fracaso como la mayor experiencia: si piensas que alguien más es el responsable de tu fracaso, enfréntalo con herramientas legales y demuéstralo. SI no es así, asume tu etapa de duelo y comienza otra vez.
  6. Separa lo profesional de lo personal: Valora a las personas que te apoyan durante tu emprendimiento, esas personas te aman y serán quienes enfrenten contigo el dolor del fracaso.
  7. No permitas etiquetas: Tú no eres un fracasado, un incapaz, no te avergüences, busca ayuda y cuando te recuperes, comienza otra vez.

Este artículo no es con el fin de que desistas de emprender, es para que lo hagas con los pies en el suelo, sin perder la perspectiva y que tengas en cuentas varios aspectos de los que pocos hablan.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *